Acceso Prestadores

Filtrar por

buscar
imprimir

Filtrar por

buscar
imprimir

Filtrar por

buscar
imprimir

Novedades

Alimentarse en verano: consejos para comer sano y seguro

05-02-2019 - Claves y recomendaciones para evitar malos momentos en días de altas temperaturas

Comer en verano tiene un riesgo extra si olvidamos que, con el calor y el clima húmedo las bacterias se reproducen más y eso genera mayores intoxicaciones y cuadros de gastroenteritis. Esto sumado al peligro de la deshidratación por las altas temperaturas. 

Durante esta época del año se suele registrar un aumento en los casos de enfermedades de origen alimentario, causadas por el consumo de alimentos aparentemente en buen estado, pero contaminados por bacterias que, en los meses de más calor, encuentran las condiciones ideales para su reproducción. Las denominadas “ETAs” (Enfermedades Transmitidas por Alimentos) se originan por ingerir productos en mal estado o crudos, y/o agua infectada con bacterias o parásitos, en cantidades suficientes como para afectar la salud de quien los consume. Para evitarlas es necesario tener una correcta conservación y manipulación de lo que vamos a consumir.

Por eso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) adoptó las 5 claves de la Inocuidad de los Alimentos que aconseja: lavarse las manos antes de preparar alimentos; separar los productos crudos de los cocidos y usar cuchillos y tablas de cortar diferentes; cocinarlos completamente, sobre todo las carnes; mantener los alimentos a temperaturas seguras, refrigerar lo antes posible los productos cocinados y perecederos; y utilizar siempre agua segura y materias primas inocuas.

-TIPS PARA ALIMENTARSE CON ALTAS TEMPERATURAS:

1. Hidratarse: lleva siempre una botella de agua fresca.

2. Evitar los atracones: come sólo hasta saciarte, no llenarte.

3. Consumir frutas porque además de ser ricas en vitaminas; aportan fibra, antioxidantes y carotenos y ayudan a estar bien hidratados.

4. Evitar el frito y el rebozado: es mejor cocinar a la plancha, la brasa, el vapor o el horno.

5. Elaborar postres y licuados caseros con frutas y leche o yogur.

6. Cuidado con las picadas, un menú muy frecuente en verano: elegir aquellas que contienen verduras y alimentos ricos en proteínas, como los langostinos o los calamares.

7. Reducir la sal y el uso de ciertas grasas y aceites.

8. Limitar el consumo de azúcar.

9. Evitar el consumo de alcohol.

Fuente: Ministerio de Salud de Buenos Aires

Más Novedades